Mas de salud – Alimentos anti cáncer

cancer+food.jpg

Prevenir siempre es mejor que curar y en el caso de enfermedades como el cáncer vale la pena consumir alimentos que han demostrando tener propiedades preventivas.

Millones de dólares se gastan anualmente para encontrar una cura, pero la mayor parte de los esfuerzos pueden ser considerados infructuosos por el pequeño impacto en mortalidad alcanzado al compararse con el avance en otras condiciones.

Sobre la prevención del cáncer la formula más efectiva parece ser, la alimentación correcta. Los estudios disponibles sugieren que ciertos alimentos tienen fuertes efectos anti-cancerígenos, debido a que poseen sustancias fotoquímicas protectoras. Sólo cerca del 15 por ciento de los cánceres tienen un origen genético.

Muchos enfermos podrían evitar la enfermedad modificando sus hábitos de vida especialmente su alimentación. Numerosos científicos estiman que nuestro modo de vida y nuestro entorno, son causantes del aumento de personas afectadas por el cáncer.

El sedentarismo y la poca actividad física así como nuestra mala alimentación, representan factores de riesgo para el desarrollo de cáncer. El consumo excesivo de azúcar así como de grasas ha desequilibrado nuestra alimentación y son parte de este incremento en número de enfermos de cáncer.

Otros elementos incluyen los contaminantes ambientales (tabaco, hidrocarburos, pesticidas, trihalometanos, etc.) y el estrés excesivo y continuo producto de condiciones emocionales que han persistido por mucho tiempo sin resolver.

Dormir mejor, vivir menos estresado, tener una actividad física regular y una mejor alimentación, pueden contribuir a limitar los riesgos de aparición de la enfermedad.

Alimentos anticáncer

1. Agua
No es un alimento como tal, pero no podemos vivir sin ella. El agua mantiene vivas nuestras células, regula muchas funciones, puede proveer minerales y ayuda a la eliminación de toxinas por la orina, sudor y heces.

2. Ajo y cebolla
El ajo y la cebolla contienen alicina, un compuesto rico en azufre que actúa como detoxificador del hígado, eliminando las sustancias tóxicas que se acumulan en la sangre y tejidos. Además, el ajo se une a las toxinas, neutralizando sus efectos. Los compuestos azufrados de esta familia (la familia de las Liliáceas) reducen los efectos cancerígenos de las nitrosaminas, que se generan en la carne asada, frita, quemada. Promueven la apoptosis (muerte celular programada) de células de cáncer de colon, mama, pulmón y próstata. Además, todas las verduras de esta familia ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre, lo cual a su vez reduce la secreción de insulina y de IGF y, por ende, el crecimiento de las células cancerosas.

3. Arroz integral
En Japón el arroz es objeto de muchas investigaciones contra el cáncer. Al ser una semilla, contiene inhibidores de proteasa que retrasan la aparición del cáncer. En el salvado de arroz existen sustancias anticancerosas que parecen proteger del cáncer del colon, mama y próstata. Además de fibra, minerales y vitaminas

4. Cítricos
Con gran contenido de vitamina C, son antioxidantes y estimulantes de las células inmunológicas. Además, contienen flavonoides, protectores de los capilares sanguíneos que mantienen las membranas permeables y oxigenadas. Las naranjas (chinas), las mandarinas y el limón contienen flavonoides antiinflamatorios. Además, estimulan la desintoxicación de sustancias cancerígenas por parte del hígado. Se ha demostrado que los flavonoides de la piel de la mandarina (llamados tangeritina y nobiletina), facilitan la muerte por apoptosis de células cancerígenas y reducen su capacidad de invadir tejidos cercanos.

5. Coles
El brécol, repollo, coliflor, berros y rábano no deben faltar en la mesa, son un gran cóctel antitumoral, que refuerzan las defensas, eliminan los radicales libres y protegen las células. La col (en sus variedades: coles de Bruselas, bok choy, repollo chino, brécol, coliflor, etc) contienen sulforafano e indo-3-carbinoles (I3C), dos poderosas moléculas anticáncer, capaces de eliminar ciertas sustancias cancerígenas. Impiden que las células precancerosas se conviertan en tumores malignos, promueven la apoptosis de las células cancerosas y bloquean la angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos).

6.Fresas
Las moras, los arándanos y las grosellas son ricas en un pigmento morado llamado antocianina, que tiene un gran efecto antioxidante. Tienen efectos depurativos y ayudan a limpiar el organismo de toxinas, contienen fibra, pectina y ácidos vegetales, minerales y vitaminas. Además, contienen unos flavonoides especiales de gran potencial anticáncer. Contiene un polifenol llamado ácido elágico, el cual posee actividad antiinflamatoria, antioxidante y antiproliferativa. Se están estudiando los efectos preventivos de estas frutas en el caso de la leucemia.

7. Frutos secos
Las nueces, las avellanas, las almendras y las semillas de girasol son una fuente de vitaminas B y E, ácidos grasos esenciales y minerales como el magnesio, manganeso, selenio y zinc. Con una pequeña cantidad se asegura un buen aporte de estos antioxidantes preventivos de cáncer.

8. Legumbres
Lentejas, garbanzos, guisantes y judías tienen gran poder anticancerígeno. Las legumbres son muy ricas en fibras e inhibidoras de proteasas que previenen contra los tumores de mama y colon entre otros.

9. Manzana
Contiene ácidos clorogénico y elágico que bloquean la aparición de cáncer. Al tener pectina, esta fibra también actúa favoreciendo la eliminación de toxinas a través de las heces.

10. Pescado de aguas profundas
Los ácidos grasos Omega 3 presentes en el salmón y macarela además de ser beneficiosos para el corazón y las arterias también se utilizan para mejorar el estado de las personas con cáncer. Evitan crecimiento tumoral.

11. Pimientos
El color amarillo, rojo y verde de los pimientos es la señal de su riqueza en carotenos también tienen vitamina C; ambos son antioxidantes y protectores de las mucosas. También contienen capsaicina que bloquea compuestos procancerosos.

12. Setas
Las setas tipo maitake, shiitake y reishi se utilizan en la medicina tradicional china para reforzar el sistema inmune por la presencia de unos compuestos llamados betaglutanos que estimulan la produccion de interferón, un eficaz anticancerígeno.

13. Té verde
Contiene polifenoles, que anulan los efectos de los nitrosaminas y tiene gran poder antioxidante. Rico en polifenoles, entre otros las catequinas (y en especial la epigalocatequina galato-3 o EGCG), que reduce el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, necesarios para el desarrollo del tumor. Es, además ,un potente detoxificante, ya que activa las enzimas del hígado que eliminan las toxinas del organismo, y facilita la muerte de las células cancerosas por apoptosis. En el laboratorio se ha comprobado que potencia los efectos de la radioterapia. El té verde japonés es aún más rico en EGCG que el té verde chino. El té verde debe dejarse en infusión entre cinco y ocho minutos como mínimo para que libere las catequinas protectoras.

14. Tomate
El tomate crudo es muy rico en licopeno, un pigmento que le da el color rojo y que ha demostrado su papel protector contra el cáncer de próstata. También contiene otras sustancias en la piel y en las pepitas que tienen efectos anticancerígenos. Consúmalo maduro.

15. Yogur
Las bacterias beneficiosas que contiene el yogur (acidófilos, lactobacilos) regeneran la flora intestinal y evitan la aparición de productos tóxicos en el intestino. Muy útil para prevenir el cáncer de colon.

16. Zanahoria
Verduras y frutas ricas en carotenoides ( calabaza,batata, albaricoque, mango),el color naranja se debe a su riqueza en carotenos, moléculas de poder antioxidantes. Es un vegetal protector por su capacidad para regenerar las células del epitelio respiratorio. Todas las frutas de color (naranja, rojo, amarillo, verde) contienen vitamina A y licopeno, con capacidad comprobada de inhibir el crecimiento de las células tumorales, algunas especialmente agresivas como las de los gliomas. La luteína, el licopeno, el fitoeno y la cantaxantina estimulan el crecimiento de las células inmunitarias e incrementan su capacidad de atacar las células de los tumores. Hacen que las células NK (que atacan células de cáncer) resulten más agresivas.

17. Espárragos
El espárrago contiene lignanos (3 microgramos por gramo), una clase de fitoestrógenos con efectos a nivel de vasos sanguíneos, que parecen ejercer un papel beneficioso en algunas enfermedades vasculares degenerativas, que es común en los ancianos y provoca hemorragias gastrointestinales. Además, los lignanos al igual que los flavonoides, participan en otras funciones ya que tienen una débil actividad estrogénica y compiten con los compuestos estrogénicos normales no permitiéndoles promover el crecimiento de tumores. Investigaciones epidemiológicas apoyan la hipótesis de que los países con más altos niveles de consumo de flavonoides y lignanos en su dieta tienen las más bajas incidencias de cáncer, hecho que está especialmente demostrado para los cánceres de mama y próstata.

18. Cúrcuma
La cúrcuma (el polvo amarillo que constituye uno de los ingredientes del curry (turmeric) amarillo) es el antiinflamatorio natural más potente identificado a fecha de hoy. Además ayuda a estimular la apoptosis de las células cancerosas y a inhibir la angiogénesis. Se ha comprobado que potencia la efectividad de la quimioterapia y que reduce el crecimiento del tumor.

19. Vino tinto
El vino tinto contiene muchos polifenoles, entre otros el resveratrol. Estos polifenoles se extraen en la fermentación. De ahí que su concentración sea mucho mayor en el vino que en el jugo de uva.El resveratrol actúa en unas enzimas llamadas sirtuinas, conocidas por su poder de protección de las células sanas contra el envejecimiento. También puede frenar las tres fases del desarrollo del cáncer (iniciación, promoción y progresión) al bloquear la acción del NF-kappaB que promueve crecimiento tumoral. Cabe mencionar la prudencia en cuanto a la cantidad en el consumo del vino.

20. Guanábana
La Graviola (guanábana) es una planta con poder anticancerígeno, utilizada desde hace mas de 40 años en Estados Unidos, Europa y en Asia. Centenares de trabajos de investigación en más de 20 laboratorios del más alto nivel científico. Ha sido efectiva en casos de cáncer de colon, gástrico, páncreas y próstata.

21. Chocolate negro
El chocolate negro, con más de un 70 por 100 de cacao, contiene gran cantidad de antioxidantes, proantocianidinas y muchos polifenoles (una onza de chocolate contiene el doble que un vaso de vino tinto, y casi tantos como una taza de té verde). Estas moléculas frenan el crecimiento de las células cancerosas y limitan la angiogénesis. No Mezcle chocolate con productos lácteos, ya que anula los efectos beneficiosos de las moléculas del cacao.

Via: Geo Diaz: Mas de salud – Alimentos anti cáncer

SALUD Y ACTIVIDAD FISICA. HIGIENE POSTURAL Y ERGONOMÍA

Población: Al estar de pie

Estar de pie, parado y quieto, es dañino par la espalda. Si debe hacerlo, para evitar dañarla y protegerla tanto como sea posible debe seguir estas normas y prestar atención a su calzado:

Evite los zapatos de tacón alto si debe estar mucho tiempo de pie o caminando. Un zapato completamente plano, sin ningún tacón, tampoco es lo ideal, especialmente si existen problemas de rodilla. Un tacón de 1.5 a 3 cms. suele ser adecuado.

Población: Levantarse y sentarse

Cada día se levanta de la cama. Además, se sienta y se levanta varias veces. Le será útil seguir estas normas para proteger su espalda al levantarse de la cama, sentarse y levantarse de una silla, y entrar en su coche.
Levantarse de la cama

Para levantarse de la cama nunca debe sentarse directamente desde la posición decúbito supino (“boca arriba”). Levantarse frontalmente para pasar de acostado a sentado, especialmente con las piernas estiradas, constituye uno de los peores movimientos que puede hacer, por la sobrecarga que induce en su columna lumbar. Para levantarse de la cama, gire para apoyarse en un costado y después, apoyándose con los brazos, incorpórese de lado hasta sentarse. Una manera correcta de hacerlo es la siguiente: si se apoyó en el costado izquierdo, flexione el brazo izquierdo y apoye el codo contra la cama, cerrando el puño izquierdo y manteniéndolo en alto. Cruce su mano derecha hasta apoyarla contra el puño izquierdo. Al levantarse, apóyese con su mano derecha en el puño izquierdo hasta quedarse sentado.- Después, levántese como se indica en el siguiente punto. Si se apoyó en su costado derecho, realice el mismo movimiento al revés.

Levantarse de la silla

Para pasar de sentado a de pie, apóyese con los brazos. Si se levanta de una silla, apóyese en los reposabrazos. Si se levanta de la cama, o de una silla sin reposabrazos, apóyese en sus muslos o rodillas y, en todo caso, mantenga la espalda recta o ligeramente arqueada hacia atrás, no doblada, mientras se incorpora.

Sentarse en la silla

Siéntese controladamente, no se desplome. Mientras se está sentando, apóyese con sus brazos en los reposabrazos o en sus muslos, manteniendo su espalda recta, y siéntese lo mas atrás posible en la silla, apoyando su columna en el respaldo.

Como entrar en el coche

Para introducirse en el coche, siéntese primero con los pies fuera del automóvil y luego gírese e introdúzcalos, uno después de otro, a ser posible, y apoyando mientras su peso en las manos.

Población: Al estar inclinado

Cada día se inclina varias veces, y esa es una mala postura para su espalda. Lo hace desde la mañana, al lavarse los dientes, y lo repite con frecuencia, aun sin pensar en ello. Por ese motivo, es necesario tener en cuenta unos consejos para saber como inclinarse. Para coger objetos y transportarlos, habitualmente también debe inclinarse, las normas para hacerlo protegiendo su espalda se muestran en el próximo apartado, referido a cómo cargar peso.
Lavarse los dientes

Un momento típico para estar inclinado es al lavarse los dientes. Hágalo del siguiente modo, si es diestro: Al inclinarse hacia delante, apoye la mano izquierda en el borde del lavabo. Flexione ligeramente las piernas y adelante la izquierda. De ser posible por la configuración del lavabo, su pie izquierdo debería estar prácticamente en la vertical de la mano izquierda. Mientras esté en esa postura, la mayor parte del peso será soportada por su mano izquierda y su pie derecho. Cuando desee incorporarse, cargue el peso en la pierna izquierda y estírela a la vez que aligera el peso de su mano izquierda. Si es zurdo, adopta la misma postura al revés.

Cómo inclinarse

Estar inclinado es una mala postura para su columna, por lo que la mejor manera de hacerlo, es no hacerlo. Si no tiene mas remedio que mantenerse inclinado, siga estas normas: mientras esté inclinado mantenga siempre sus rodillas flexionadas y apóyese con sus brazos. Si no tiene ningún mueble o pared en el que hacerlo, apoye sus manos en sus propios muslos o rodillas e intente mantener la espalda recta o ligeramente arqueada hacia atrás, evitando que se doble hacia delante.

Población: Realizar tareas domésticas

Muchas de las tareas domesticas suponen un gran esfuerzo para su espalda. Hay diversas maneras de protegerla al barrer, pasar la aspiradora, limpiar los cristales, planchar, fregar los platos, trabajar en la cocina, hacer las camas o ir a la compra.
Barrer y fregar el suelo

Al barrer y fregar el suelo, asegúrese de que la longitud de la escoba o fregona es suficiente como para que alcance el suelo sin que se incline. Si no es así, cambie el instrumento porque le será imposible utilizarlo sin sobrecargar su columna. Las manos deben poder sujetar la escoba o fregona manteniéndose entre la altura de su pecho y la de su cadera. Al barrer o fregar, mueva la escoba o fregona lo más cerca posible de sus pies (1) y hágalo tan solo por el movimiento de los brazos, sin seguirlos con la cintura, asegurándose de que su columna vertebral se mantiene constantemente vertical y no inclinada (2).

Pasar la aspiradora

Al pasar la aspiradora, adopte la misma postura que para fregar el suelo, flexione algo más la rodilla avanzada. Si tiene que agacharse para pasar la aspiradora por debajo de un mueble, agáchese doblando y apoyando una de las rodillas en el suelo. Vigile que su columna permanece recta y, si debe inclinarla, apoye la mano que tiene libre sobre la rodilla o en el suelo.

Limpiar los cristales

Al limpiar los cristales y alicatados, cuando use su mano derecha adelante el pie derecho y retrase el izquierdo, apoye la mano izquierda sobre el marco de la ventana a la altura de su hombro y utilice la derecha para limpiar.

Al cabo de cierto tiempo, invierta la postura y utilice la izquierda. Asegúrese de que el brazo que limpie tenga el codo flexionado y limpie desde el nivel de su pecho al de sus ojos. Para limpiar por encima de ese nivel, súbase a una escalera u objeto y mantenga una de las manos apoyadas. Vigile que su columna está recta y el peso se reparte entre sus pies y la mano que tenga apoyada.
Planchar la ropa

Al planchar, la tabla de planchar debe ser relativamente alta, llegando hasta la altura del ombligo o ligeramente por encima. Si está de pie, mantenga un pie en alto y apoyado sobre un objeto o reposapiés y alterne un pie tras otro. Si en algún momento debe hacer fuerza sobre la superficie, baje el pie del reposapiés, retráselo en relación al otro pie y apoye la mano con la que no sujeta la plancha en la mesa. De esta forma su peso será mantenido por la mano con la que se apoya y sus dos pies, y no lo soportará su columna. En esa postura, utilice el brazo, y no su peso, para presionar la plancha contra la tabla.

Fregar los platos

Al fregar los platos, asegúrese de que el fregadero está aproximadamente a la altura de su ombligo, de forma que pueda sostener un plato en él con la columna recta y los codos formando ángulo de 90º. Mantenga un pie en alto apoyado sobre un objeto o reposapiés y alterne un pie tras otro, vigilando que su columna se mantiene recta. Al pasar los platos de un seno del fregadero a otro, hágalo sólo con los brazos, sin mover la cintura.

Trabajar en la cocina

Si tiene que buscar enseres de cocina en armarios colocados al ras del suelo, piense en cambiar su distribución. Lo que más pesa debe estar colocado a un nivel comprendido entre el de su cadera y su pecho. No hay ningún motivo para guardar en los estantes inferiores los artículos de más peso. Si tiene que buscar en un estante o armario colocado al ras del suelo, tiene varias maneras de hacerlo. La primera es ponerse de cuclillas frente al armario, si sus rodillas se lo permiten y no va a tardar mucho. Si lo hace así mantenga los pies relativamente separados para mejorar su estabilidad y, eventualmente, apoye una de las manos sobre la encimera.

La segunda forma, consiste en inclinarse de forma correcta: colóquese perpendicular u oblicuamente al armario, de forma que le quede (por ejemplo) a su izquierda, apoye su mano izquierda en la encimera e inclínese mientras apoya su peso en la pierna derecha y eleva la izquierda hacia atrás, realizando un levantamiento en báscula. Este sistema es útil cuando no se va a mantener en una postura inclinada mucho tiempo y lo que debe retirar no es muy pesado. Si tiene que permanecer cierto tiempo buscando en el armario, apóyese con ambas manos en la encimera, arrodíllese frente al armario apoyando sus nalgas en sus talones o manteniendo el apoyo de una de las manos en la encimera. Si lo que tiene que levantar es muy pesado, colóquelo en el suelo y levántelo con una carga diagonal.
Hacer las camas

Al hacer las camas, deposite la sábana sobre la cama y fije sus extremos por debajo de las esquinas del colchón de la siguiente forma: sitúese frente a la esquina de la cama, con la punta de un pie frente al borde y el otro paralelo al borde que forma la esquina. En esa postura, flexione las rodilla, levante la esquina del colchón con la mano del lado cuyo pie está frente al borde de la cama -si es necesario, estirando las rodillas para ayudarse- y con la otra mano pase la sábana por debajo. Si le está doliendo la espalda, en vez de esa forma puede arrodillarse frente a la esquina y fijar los extremos de la sábana bajo el colchón en esa postura. En ese caso, apóyese en la cama con los brazos para arrodillarse y levantarse. Si la cama está pegada a la pared de alguno de sus extremos, sepárela antes de hacerla de forma que la pueda rodear completamente.

Ir a la compra

Al ir a la compra, intente evitar tener que transportar lo comprado. Es mejor hacerlo dos veces por semana y que le traigan la compra a casa que cargar y transportar varios kilos de peso. Si debe transportar la compra, use un carro. Si no tiene más remedio que transportar personalmente la compra, sin carro, use una mochila o reparta el peso por igual entre ambos brazos, manteniéndolo lo más cerca posible de su cuerpo evitando transportar más de dos kilos en cada brazo.

Población: Al atender a los niños

Los padres y abuelos deben cuidar su espalda al realizar determinadas actividades, como coger a los niños de la cuna, bañarlos, enseñarles a andar y pasear. También, es necesario educar sanitariamente a los niños para que protejan su espalda, al llevar los libros al colegio.
Coger al niño de la cuna

Cuando tenga que coger al niño de la cuna, piense en él como un peso adorable pero potencialmente peligroso para su columna. Cárguelo cumpliendo las normas para levantar peso. La manera más aconsejable es la “carga diagonal”, partiendo desde la postura de pie con las rodillas flexionadas y no desde la de rodillas: colóquese junto a una esquina de la cuna (por ejemplo, la esquina izquierda), con el pie derecho atrasado y el izquierdo considerablemente adelantado. Flexione las rodillas, cargue al niño y estire las piernas para incorporarse.

Otra alternativa es apoyar el brazo izquierdo en el extremo opuesto al que toca su pie derecho, cargar al niño con el brazo derecho hasta colocarlo contra su cuerpo, apoyar entonces su peso en el pie izquierdo dejando de apoyar la mano izquierda y estirar las piernas para incorporarse. Una vez tenga cargado al niño, manténgalo centrado y lo más cerca posible del cuerpo.
Bañar al niño

Para introducir o sacar al niño de la bañera, póngase de pie junto a la bañera con el niño en brazos, pegado al centro de su cuerpo a la altura del pecho y cuello. Separe ligeramente una pierna y retrásela. Apoye la rodilla de la pierna retrasada en el suelo y los codos en el borde de la bañera. Sujete al niño con un brazo, apoye el otro en el extremo opuesto de la bañera y deposítelo lentamente en el agua. Para sacarlo del agua, repita la operación al revés.

Enseñar a andar y pasear al niño

Al enseñar a andar al niño, no lo guíe desde atrás, cogiéndole las manos con los brazos del niño estirados por encima de su cabeza, pues eso le obligaría a mantenerse inclinado en equilibrio inestable, lo que será perjudicial para su columna, y también es incómodo para el niño. Si alguna vez quiere guiarlo, póngase de frente al niño, separe ligeramente las piernas y retrase un pie, y flexione las rodillas hasta que sus codos se apoyen sobre ellas. En esa postura, coja las manos del niño y guíelo de forma que él ande hacia delante y usted hacia atrás, con las rodillas flexionadas. Probablemente la musculatura de sus piernas se canse con rapidez por el esfuerzo, pero eso es mejor para su columna.

Via: EDUCARFÍSICA: SALUD Y ACTIVIDAD FISICA. HIGIENE PORSTURAL Y ERGONOMÍA

La enfermedad de Alzheimer se podría diagnosticar hasta 30 años antes de su aparición, recuerdan los expertos

Las personas mayores suelen olvidar con frecuencia dónde dejaron una cosa, el recado que le dieron, el nombre de un conocido,… cosas que suelen venir a la memoria poco después. Sin embargo, es aconsejable analizar esta ‘queja subjetiva de pérdida de memoria’ para descartar la posible existencia de enfermedades causantes de esta queja, entre ellas el Alzheimer. Y es que varios estudios señalan que éste es un factor predictivo a tener en cuenta en el inicio de un proceso degenerativo primario. Es una de las afirmaciones de los autores de ‘Enfermedad de Alzheimer y otras demencias’, cuya cuarta edición ha sido presentada por su editores en un acto organizado por Esteve en el Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC) de Barcelona.
Los autores de ‘Enfermedad de Alzheimer y otras demencias’ han enfatizado en la importancia de la actuación del neurólogo, pero también del médico asistencial, porque un diagnóstico oportuno puede parar la enfermedad antes de que se produzca cualquier déficit. Cabe tener en cuenta que “hoy sabemos que la enfermedad de Alzheimer se podría diagnosticar hasta 30 años antes de su aparición, siempre y cuando pueda ser diagnosticada y el enfermo comience un tratamiento a tiempo”.Los coordinadores de esta obra, el Dr. Román Alberca Serrano, ex jefe de Servicio del Departamento de Neurología del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, y el Dr. Secundino López-Pousa, jefe de Servicio de Neurociencias Clínicas y Coordinador de la Unitat de Valoraciò de la Memoria i les Demències (UVAMID) del Institut d’Assistència Sanitária. Salt (Girona), presentaron esta nueva edición, que se ha convertido ya en un clásico para neurólogos, geriatras, psiquiatras, médicos generales, neuropsicólogos e investigadores básicos, según explicaban. Una obra dirigida a profesionales que se dedican en exclusiva a estas enfermedades, y también a aquellos que deben enfrentarlas en su práctica asistencial cotidiana.
El paso de la vejez normal a la demencia en general, y al Alzheimer en concreto, aparecen como un continuum donde se han situado diferentes entidades creadas para identificar a pacientes en un estadio precoz de la enfermedad y así poder tratarlos antes de que la demencia cause alteraciones cognitivas y funcionales irreversibles. “Las principales entidades son la queja subjetiva de pérdida de memoria, el deterioro cognitivo leve, y la enfermedad de Alzheimer prodrómica, es decir, cuando es casi asintomática. Estas entidades, y en especial el deterioro cognitivo leve, han dado lugar a innumerables trabajos. Sin embargo, no se ha establecido con claridad cuál debe ser la actuación del neurólogo general –o de otros médicos de escalones asistenciales similares– en la práctica diaria frente los enfermos que se quejan de pérdida de memoria”, explica el Dr. Alberca.
Por su parte, el Dr. López-Pousa no duda en afirmar que “este aspecto es fundamental, porque cada vez son más los enfermos que consultan por estos problemas en esos escalones asistenciales, donde será necesario seguirlos en muchas ocasiones. Por ello, es necesario insistir especialmente en la conducta que se debe seguir en la práctica diaria ante un enfermo que se queja de pérdida de memoria – o de otro trastorno cognitivo similar – sin que exista una demencia ”. Estos son algunos de los nuevos aspectos que se abordan esta nueva edición que aparece doce años después de la primera y que si bien mantiene la línea directriz de las anteriores, incorpora cambios importantes acerca de la visión del médico general sobre las demencias, el deterioro cognitivo leve llevado a la práctica clínica cotidiana, y la exposición de las demencias causadas por enfermedades degenerativas cerebrales. En los capítulos dedicados a la enfermedad de Alzheimer se han introducido los numerosos avances sobre su epidemiología, fisiopatología y etiopatogenia, su expresión clínica y su tratamiento.
Además, se han abordado las demencias debidas a encefalitis autoinmunes, y la obra también contiene un capítulo especial sobre las demencias que aparecen en las enfermedades psiquiátricas –depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar, etc. – por su importante relevancia. Concretamente, el capítulo “Del envejecimiento a la demencia. La queja subjetiva de pérdida de memoria, el deterioro cognitivo leve y los estados prodrómicos de las demencias”, es uno de los más vanguardistas y novedosos, donde se abordan temas como la necesidad de conocer la definición y los criterios diagnósticos de la “queja subjetiva de pérdida de memoria” y del “deterioro cognitivo leve”. Según el Dr. López-Pousa, “hay que distinguir estos estados de afectación leve de la normalidad y de la demencia. Y además de ello, deben conocerse la conducta diagnóstica a seguir y los estudios complementarios que a realizar en estos enfermos”. “Es importante saber que estos pacientes se deben revisar periódicamente, debido a su mayor riesgo de padecer una demencia. Además, se deben tratar los factores de riesgo para disminuir la posibilidad de aparición de un deterioro cognitivo leve o el riesgo de que éste convierta en una demencia. Y es necesario conocer las pautas para mejorar el estado cognitivo y general de estos pacientes”, señala el Dr. Alberca.
Cuando se trata de una queja de pérdida de memoria subjetiva, el paciente dice no recordar dónde dejó una cosa o los recados que le dieron, no le sale lo que iba a decir, y olvida el nombre de un objeto o de una persona, aunque el recuerdo suele venir a la memoria poco después. El trastorno parece debido más a una falta de atención que a una autentica amnesia de evocación, algo con lo que el familiar suele estar de acuerdo. Por otra parte, la normalidad de la memoria suele ser evidente durante la historia clínica, porque el enfermo relata, con todo lujo de detalles, lo recientemente sucedido (qué hizo, quién lo envió a la consulta, cómo vino, a qué hora, etc.). Además de ello, no tienen alteraciones funcionales, de modo que los pacientes manejan sus finanzas, telefonean, utilizan el autobús, desarrollan su vida social y laboral, y controlan su propia medicación sin dificultades. Pero a pesar del aspecto banal de la queja, es aconsejable hacer una exploración general y neurológica para descartar las enfermedades que pueden causarla. En este sentido, la queja subjetiva de pérdida de memoria puede estar relacionada o deberse a una depresión y/o ansiedad, a dolor crónico, a cansancio por enfermedades neurológicas y médicas, a alteraciones del sueño, a diversas enfermedades médicas (cardiopatías, endocrinopatías, etc.), a tóxicos (como por ejemplo el alcohol), o ser un efecto de determinados tratamientos. No obstante, en gran número de pacientes no existe una causa aparente. La evolución de la queja subjetiva de pérdida de memoria es muy variable. A veces desaparece, en otras ocasiones se mantiene sin empeorar y, rara vez, cuando se trata de una persona mayor, se convierte primero en un deterioro cognitivo leve y, luego, en enfermedad de Alzheimer.
Esta última evolución es más probable si los marcadores diagnósticos de esta enfermedad son positivos. De hecho, la queja subjetiva de pérdida de memoria se ha considerado como un “deterioro cognitivo pre leve”, de modo que, en algunos pacientes, la enfermedad de Alzheimer cursaría en tres fases sucesivas: queja subjetiva de pérdida de memoria, que se puede prolongar por 15 años o más; deterioro cognitivo leve amnésico, que también se prolonga durante años; y, finalmente, demencia, cuya evolución es igualmente muy prolongada.
Según el Dr. Alberca, “es fácil advertir la importancia de diagnosticar la enfermedad de Alzheimer en fase de queja subjetiva de pérdida de memoria cuando se disponga de un tratamiento eficaz capaz de impedir el progreso a una alteración cognitiva objetiva, pero de momento no se han validado siquiera los criterios diagnósticos”.En cuanto a la conducta y al tratamiento, actualmente no existe un criterio universalmente aceptado en la práctica diaria sobre la conducta a seguir ante la queja subjetiva de pérdida de memoria. “Por el momento, no parece razonable comunicar al paciente la posibilidad de que su queja acabe siendo una enfermedad de Alzheimer”, comenta el Dr. López-Pousa, “entre otras razones porque no se ha determinado cuántas veces sucede, ni las características de estos enfermos cuando ocurre. Además, muchos de ellos tienen rasgos neuróticos y acuden, simplemente, por el temor a estar padeciendo Alzheimer, que quizás tuvo algún familiar. El Dr. Alberca añade que “ni siquiera está establecido si deben realizarse revisiones o cuál debería ser su periodicidad, aunque parece razonable hacerlas anualmente cuando la queja subjetiva de pérdida de memoria es esencial y no hay patología psiquiátrica”.

Via: Noticias de Salud: La enfermedad de Alzheimer se podría diagnosticar hasta 30 años antes de su aparición, recuerdan los expertos

Estudio sobre la satifacción de los pacientes

Durante los últimos días se ha publicado un informe sobre los resultados de un estudio que ha llevado a cabo Eroski Consumer sobre la satisfacción de los pacientes en España (Edición impresa de Eroski Consumer, Noviembre de 2010). Se han analizado 170 centros de salud de 18 provincias, la duración de la consulta, el tiempo de espera y la satisfacción de 4.250 pacientes.
Cada persona suele visitar el centro de salud o acude a la visita de atención primaria seis veces al año. En total hay 2.914 centros de este tipo. La duración media es de diez minitos por paciente.
El estudio ?según se señala? se ha llevado a cabo de dos formas complementarias. Se ha encuentado a 4.250 pacientes en 170 ambulatorios correspondientes a 18 provincias. Por otra parte, técnicos de Eroski han comprobado mediante visita el estado del equipamiento, el despliegue y los servicios de los mencionados ambulatorios. También han registrado los tiempos de espera y los minutos empleados en cada una de las consultas de los encuestados, cronómetro en mano.
Los pacientes están satisfechos con el funcionamiento de los centros y por ello dan un notable alto. Lo menos valorado es la dificultad para obtener cita, los horarios y la atención por parte del personal administrativo.
Respecto a las infraestructuras, la limpieza y mantenimiento, medidas de seguridad y grado de accesibilidad a las instalaciones es bueno. Los centros que más carencias presentan son los de A Coruña, Asturias, Madrid, Málaga, Navarra, Valencia, Vizcaya y Valladolid.
Por provincias, los centros mejor valorados por los pacientes han sido los de A Coruña y Málaga. Los perores, los de Valencia y Álava. Los pacientes valoran las explicaciones y la información que el médico proporciona a sus pacientes y que les escuche.
Para más información: Eroski Consumer
Informe en pdf

Fuente: Estudio Eroski Consumer sobre la satisfacción de los pacientes con la atención primaria « Medicina, Historia y Sociedad

Más de 9.400 andaluces han asistido a 250 cursos dentro del programa ‘Aprende a cuidar su corazón’ desde 2006

Salud impartirá este año 39 talleres para formar a alrededor de 2.000 personas en técnicas básicas de reanimación cardiopulmonar básica dentro del programa ‘Aprende a cuidar su corazón’. La Junta de Andalucía puso en marcha esta iniciativa en 2006 y desde entonces más de 9.400 andaluces se han formado ya en estas técnicas en un total de 250 cursos. La quinta edición del programa comienza este mes de noviembre con cursos dirigidos tanto a familiares de pacientes cardíacos como a aquellos profesionales relacionados con las emergencias y la protección de las personas, así como a colectivos que puedan actuar como alertantes o primeros intervinientes en el caso de presenciar una situación de parada cardiorrespiratoria, ayudando a salvar vidas.
Los minutos posteriores a una parada cardiorrespiratoria son cruciales para el paciente, ya que en este tiempo la falta de oxígeno y sangre en el cerebro pueden causar daños irreversibles e incluso la muerte. Por este motivo, es fundamental que, ante una situación de este tipo, la persona que tiene el contacto inicial con el afectado actúe de forma inmediata, alertando a los equipos de emergencias sanitarias y aplicando, entre tanto, técnicas de reanimación básicas, como la ventilación boca a boca y el masaje cardíaco externo.
En esta edición, que se desarrollará durante el mes de noviembre y hasta el 17 de diciembre, continúan las sesiones de formación masiva destinadas a miembros de las fuerzas armadas en Almería, al tiempo que se impartirán 16 nuevos cursos en los que los alumnos recibirán un kit de autoenseñanza al finalizar con éxito su formación. Un material compuesto por una pequeña figura inflable, fácilmente transportable, que es entregada al alumno y con la que puede hacer las prácticas de reanimación cada vez que lo desee, apoyándose en un soporte audiovisual en el que se recogen los pasos a seguir como recuerdo del entrenamiento recibido. Para ello se han adquirido este año un total de 560 kits de autoenseñanza que serán distribuidos a los alumnos.
Mediante este sistema, las personas que hayan superado esta modalidad de cursos podrán practicar las maniobras de reanimación cardiopulmonar de forma individual y divulgar y compartir con otros los conocimientos adquiridos en la realización de maniobras de soporte vital básico. Numerosos estudios demuestran que tras este tipo de sesiones, un alumno puede instruir a tres personas más de su entorno de promedio, por lo que se optimiza considerablemente el tiempo en formación ampliando el número de personas preparadas para intervenir ante situaciones en las que un paciente sufre un paro cardiaco.
Un total de 138 docentes, instructores o monitores de reanimación cardiopulmonar básica, todos ellos miembros del sistema sanitario público de Andalucía, serán los encargados de impartir esta formación a 2.120 personas en todo el territorio andaluz.
La Consejería de Salud ha destinado un total de 50.000 euros para la realización de estos 39 cursos que se suma a la inversión realizada hasta el momento en el conjunto de este programa que asciende ya a 300.000 euros. La iniciativa tiene como finalidad extender los conocimientos sobre técnicas de soporte vital básico que permitan iniciar la cadena de supervivencia en caso de crisis, así como a informar en hábitos de vida saludables para prevenir enfermedades, factores de riesgo y signos de alerta ante posibles episodios cardíacos.
En su organización intervienen el Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias de Andalucía, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061, el Servicio Andaluz de Salud (SAS), la Fundación Iavante y el Plan Nacional de RCP (Resucitación Cardiopulmonar), y está enmarcado en el Plan Integral de Atención a las Cardiopatías en Andalucía, una estrategia de la Administración sanitaria que contempla diversas medidas centradas en abordar todo el proceso de la enfermedad cardiaca, desde la prevención de factores de riesgo hasta la rehabilitación del paciente.
Aplicar técnicas de resucitación cardiopulmonar en los minutos posteriores a un episodio de crisis mientras llega la asistencia sanitaria ayuda a evitar fallecimientos o secuelas neurológicas de carácter irreversible. Las guías internacionales aconsejan que las personas del entorno de los pacientes que hayan padecido enfermedades coronarias se formen a este respecto.

Enlaces Relacionados: Cursos

Via: Noticias de Salud: Más de 9.400 andaluces han asistido a 250 cursos dentro del programa ‘Aprende a cuidar su corazón’ desde 2006

Fibromialgia, ¿enfermedad fantasma?


La imagen es de Tyrus en Google Imágenes

El 80% de los enfermos son mujeres que en mayor o menor grado, presentan aspectos de fatiga crónica y sensibilidad química múltiple. Un tratamiento adecuado puede mejorar la calidad de vida de las personas que padecen este síndrome, en ocasiones denostado por medios y médicos.
No soy médico, pero llevo dedicados cuatro años al estudio de la fibromialgia. He leído miles de artículos, he hablado con cientos de enfermos y mi mujer padece la enfermedad desde hace muchos años, por lo que puedo hablar con un cierto conocimiento de causa.
Lo primero que debo decir es que la fibromialgia no existe como tal, es un síndrome, un cumulo de síntomas diferenciados a los que se ha agrupado bajo este nombre, en realidad no existe enfermedad si no enfermos.
El 80% de los enfermos son mujeres que en mayor o menor grado, presentan aspectos de fatiga crónica y sensibilidad química múltiple, cada paciente debe recibir una atención personalizada, ya que no existen dos casos iguales.
No voy a entrar en la sintomatología, conocida por todos, sino que voy a centrar mi artículo en su cuidado y tratamiento porque es el tema que más nos interesa.
Ante todo debo decir que el componente somático es muy alto, por lo cual un ambiente de comprensión afecto y cariño, es condición sine qua non para empezar una terapia efectiva. Difícilmente quien se sienta rechazado, ignorado y hasta despreciado por los que le rodean podrá tener posibilidades de una recuperación real. La convivencia con un enfermo, a veces se te hará dificil, pero de tu amor y tu comprensión dependerá su salud y hasta su vida.
Pasemos a la alimentación. La industria alimentaria utiliza productos refinados, colorantes, conservantes y otros muchos aditivos que atacan nuestra salud desde la base, lo primero es prescindir totalmente de platos precocinados o industriales. El azúcar blanco es un veneno y una droga, utilizaremos miel o azúcar cande, que no ha sufrido el proceso de blanqueo, el pan y las pastas elaboradas con harina refinada quedan proscritos, tan solo nos permitiremos pan y pastas integrales mejor de centeno o trigo sarraceno.
El arroz debe ser con cáscara y a ser posible procedente de cultivos ecológicos, beber fuera de las comidas alrededor de dos litros de agua diarios y evitar el alcohol y el tabaco, un vasito de vino de calidad en las comidas es aconsejable salvo casos concretos.
El aceite será de oliva virgen extra, queda excluida la carne roja, los embutidos, cualquier tipo de fritos y todos los ahumados industriales, la leche de vaca deberá ser sustituida por soja o por leches vegetales.
En las medidas de las limitaciones de cada persona, es recomendable la natación y los paseos al aire libre, retirar del hogar insecticidas, ambientadores y productos agresivos como lejías y detergentes. No podemos vivir en una burbuja, pero debemos aislarnos la máximo de la contaminación tanto química como acústica.
El estrés es una de las causas de la enfermedad, debemos asumir nuestras limitaciones y adaptar nuestra vida a los nuevos horizontes, aprender a decir ¡No! cuando sea necesario, y no comprometernos en proyectos que no podamos realizar, vale más ser un incomprendido que entrar en una espiral de la cual nos será muy difícil salir.
En cuanto a la medicación hay que decir que nada de lo que nos ofrece la medicina química es efectivo, los ansiolíticos, antiinflamatorios y analgésicos solo tratan los síntomas de una manera superficial y producen mucho más daño que beneficio, intoxican hígado, riñón e intestino y son los culpables de la retención de líquidos que padecen muchos pacientes.
Entonces, ¿cuál es la solución?. Actualmente no hay remedio conocido contra esta enfermedad, pero siguiendo los consejos anteriores y poniéndonos en manos de un naturópata acreditado, podemos mejorar nuestra calidad de vida de una manera sustancial.
La desintoxicación y recuperación del organismo es condición sine qua non para recuperar energías y empezar el proceso de curación, es un proceso lento y caro, pues las seguridad social no cubre ninguno de estos tratamientos, pero si queremos salir de este pozo en el que estamos sumidos no nos queda otra solución. El reiki, el yoga y la acupuntura también ayudan a mantener el equilibrio emocional y energético necesario para empezar a remontar.
El camino será largo y difícil, y las recaídas, inevitables, pero recorrerás paisajes de increíble belleza. Nada ni nadie te derrotará si tú no arrojas la toalla.

Via: Vivir en silencio la FM: Fibromialgia, ¿enfermedad fantasma?

%d bloggers like this: