Cómo "sobrevivir" a la Navidad según los médicos

Si a estas alturas ha sobrevivido a la enésima cena de Navidad, ya ha comprado el regalo para su amigo invisible y ha brindado con los compañeros de trabajo en la tradicional copa de estas fechas, no suspire de alivio todavía. A partir de mañana llegan los encuentros familiares, el estrés de las compras de última hora, las cenas opíparas y la tristeza por las ausencias. Hasta el más pintado necesita un poco de ayuda profesional para sobrevivir a las Navidades sin morir en el intento y ELMUNDO.es le ofrece una sencilla guía.

*Coma y beba con moderación
Las múltiples celebraciones de estas fechas han alargado la Navidad hasta darle una duración cercana a un mes, por eso, la moderación puede ser una buena aliada. Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la población española puede ganar una media de entre dos y cuatro kilos, que pueden tardar meses en desaparecer.

El problema no suelen ser los menús en sí (pavo, pescado, marisco…) sino todos sus ‘complementos’: "Si se digieren tres polvorones y dos o tres trozos de turrón se pueden ingerir 500 calorías fácilmente", señalaba recientemente Miguel Ángel Rubio, secretario de la SEEN.

Huir del picoteo, sustituir las bebidas alcohólicas por zumos, ‘abusar’ de las ensaladas y sustituir los dulces típicos por fruta pueden ser remedios sencillos para no ganar esos kilos navideños de más. Respecto al alcohol, si el malestar de la resaca y los daños que produce en su organismo no son suficientes para convencerle, tenga en cuenta que la Dirección General de Tráfico (DGT) refuerza los controles de alcoholemia en estas fechas y esa copa de más puede pasarle factura.

*No se estrese
Un estudio de la Universidad de Duke (EEUU) comprobó que el número de ingresos por problemas mentales aumentaba en las semanas posteriores a la Navidad. Sin llegar a estos extremos, es posible que las expectativas puestas en estos días, la convivencia con la familia, el estrés de comprar regalos, el deseo de agradar con el menú pongan a más de uno al borde de un ataque de nervios.

José Antonio Tamayo, miembro del Colegio de Psicólogos de Madrid y del centro Activa Psicología y Formación, recuerda que los compromisos de estos días pueden ser una fuente importante de estrés, aún mayor en el caso de "personas con múltiples quehaceres navideños, que se preocupan en exceso por todo, sobrevaloran la importancia de las cosas, pretenden anticipar y controlar lo que va a ocurrir o exageran las consecuencias de los fallos y errores".

Por eso, aconseja dar un significado propio a estas fechas, "adaptándolas a las creencias y filosofías de vida", evitar los estragos del consumismo, y "no idealizar ni cargar demasiadas expectativas" en estas fiestas: "cuanto más altas sean estas expectativas, mayor será, con toda probabilidad, la decepción".

*Mime a su pareja
Igual que ocurre en verano, las navidades se caracterizan por las reuniones familiares, que permiten pasar mucho tiempo de convivencia con los más cercanos. En el caso de las parejas, si existen conflictos previos o discrepancias importantes no es raro que afloren en mitad de las vacaciones, "agudizados con la convivencia", como recuerda José Antonio Tamayo. Para prevenirlo, dedique tiempo a su relación entre cena y cotillón y no aparque las relaciones sexuales hasta pasada la Nochevieja.

*No abandone el ejercicio físico
Si es usted asiduo al gimnasio, es posible que estos días tenga que abandonar su hábito por falta de tiempo. Sin embargo, hacer algo de ejercicio puede ser un buen remedio contra el estrés y la ansiedad. A pesar de las fiestas y cenas, trate de no robarse horas de sueño y descanse bien.

Cuide de los niños
La mayoría de los accidentes que pueden sufrir los niños se producen dentro de su propio hogar. Tenga cuidado con las piezas pequeñas que pueden desprenderse de los juguetes y recuérdeles a los Reyes Magos que existen regalos apropiados para los niños de cada edad. En casa, manténgales alejados del horno en estos días de actividad frenética y tenga cuidado con los productos de limpieza o el agua hirviendo del marisco.

*Deje de fumar
Ahora que el Congreso le ha dado el empujoncito que le hacía falta para dejar el vicio en bares y restaurantes, propóngase extender esta abstinencia a todos los escenarios de su vida. Según el informe ‘Indicadores de salud 2009’ del Ministerio de Sanidad, el 29,5% de la población española fuma, con un mayor porcentaje de hombres que de mujeres (35,3% frente a 23,9%, respectivamente). Además, el 10,9% de los españoles fuma 20 o más cigarrillos al día.

Este hábito se cobra al año 50.000 vidas prematuramente, por no contar las más de 20 enfermedades relacionadas con los cigarrillos y que ‘consumen’ 15.000 millones de euros en recursos sanitarios cada año. Haga propósito de enmienda y fúmese su último pitillo con las campanadas de Noche Vieja.

Via: Noticias de Salud: Cómo "sobrevivir" a la Navidad según los médicos

Advertisements

El Instituto de Obesidad te ayuda a comer sano en Navidad

Con la cercanía del mes de Diciembre y con vistas a la legada de las fiestas navideñas, el Instituto de Obesidad, propone unas pautas y consejos saludables para evitar el descontrol de peso durante estas fechas.
Los días previos y posteriores a las fechas señaladas, realiza una dieta de control, evitando comer en exceso grasas, féculas y alcohol, esta restricción ayudará a compensar el peso si realizamos alguna comida copiosa.
Los días de fiesta limita los excesos alimentarios, comer en exceso provocará sensación de malestar durante la digestión, nos hará sentir pesados e incómodos.

–RECOMENDACIONES GENERALES
Para cocinar los alimentos… Utilizar técnicas culinarias que menos cantidad de grasa aporten a los platos que
vamos a elaborar:
Al vapor: hervido o cocido.
Rehogado: especialmente para verduras.
Horno-asado: ideal para cualquier tipo de alimento, es una de las mejores técnicas de
cocción, se elaboran alimentos con muy poca cantidad de grasa.
Papillote: se envuelve el alimento en papel de aluminio y se introduce en el horno, el tiempo necesario para la cocción oscila entre 15-20 minutos pero depende del tipo y la cantidad
de alimento, normalmente esta técnica se utiliza para patatas, verduras y pescados.
Plancha: perfecta para todo tipo de carnes, pescados y algunas verduras.
Seleccionar alimentos con bajo contenido graso y de azúcares.
En cuanto a las carnes, elegir preferiblemente los cortes magros que tienen bajo contenido en grasa. Los cortes magros de cerdo son lomo, solomillo y pernil mientras que los de carne de vaca es el solomillo.
Antes de cocinar, retirar las partes grasas que se encuentren a la vista y que puedan desprenderse durante la cocción.
El pescado fresco debe ser firme, elástico, aspecto húmedo y olor suave. Tanto los pescados blancos como los azules cuentan con una composición lipídica muy beneficiosa al igual que La mayoría de los mariscos que tienen un bajo contenido de grasas saturadas.
Es conveniente que los productos lácteos sean desnatados.
Los caldos de carne, ave y pescado se deben desgrasar en frío.
Adobar las carnes con especias, hierbas aromáticas y poca cantidad de aceite.
Consumir aliños y salsas con moderación.
Evitar las salsas grasas fabricadas industrialmente, es preferible elaborarlas en casa, así podrá utilizar ingredientes de calidad como aceite de oliva añadiéndolo con prudencia.
Seleccionar las salsas con menor contenido graso, como salsas elaboradas con hortalizas, de pimiento, de tomate frito natural e incluso mayonesa aligerada con yogur natural.
Los aliños y vinagretas elaborados con hierbas aromáticas, especias, vinagre de vino y zumo de limón, son muy ligeros e intensifican el sabor de los alimentos.
Preparar guarniciones ligeras.
Evitar las patatas fritas y optar por elaborar la patata hervida, asada, al microondas o en puré con leche semidesnatada o desnatada y poco aceite o mantequilla.
Elige preferentemente verduras como guarnición: champiñones o setas salteadas con poco aceite, pimientos rojos o verdes asados, verduras en papillote (calabacín, berenjena, brécol…), rehogado de verduras (ajo, cebolla, pimiento verde, calabacín y tomate; o bien, ajo, cebolla, pimiento rojo, berenjena y tomate, también se le puede añadir un poquito de jamón serrano) o las muy variadas ensaladas.
Espárragos trigueros o guisantes salteados con ajo, jamón, etc.
Se pueden crear una gran variedad de guarniciones que acompañen a los platos principales.
Ingerir bebidas alcohólicas con la mayor restricción posible
El alcohol, a diferencia de los alimentos, aporta calorías sin aportar nutrientes, es decir, proporciona energía no aprovechable para el organismo y esta energía en exceso será almacenada en forma de grasas.
Cuando el vino u otras bebidas alcohólicas son utilizados para cocinar alimentos, no debemos preocuparnos ya que el alcohol se evapora al someterlo a cualquier técnica culinaria que implique suministrar calor.
En caso de consumir bebidas alcohólicas, es preferible tomar bebidas blancas (vodka, Martini blanco, ginebra…) que las oscuras (ron, whisky, brandy…), ya que estas últimas a parte del alcohol contienen bastantes azúcares simples.
Acompañar las comidas con agua mineral en lugar de bebidas refrescantes carbonatadas, nos aportarán gran cantidad de azúcares y el gas incomodará la digestión.
Atención a los postres y dulces:
Debemos prestar especial atención a los postres, en ocasiones son los responsables de causar pesadez durante las digestiones y descompensar a personas diabéticas.
No debemos añadir al menú postres extra, centrando el consumo principalmente en frutas de temporada como la piña y las frutas cítricas (naranja, kiwi,..), poseen pocas calorías y destacan por su digestibilidad tras las comidas.
Una de las tradiciones marcadas durante estas fechas son los dulces navideños, su consumo no será perjudicial siempre y cuando se tomen con moderación de forma puntual y no excedamos las cantidades.
Por otra parte, las infusiones pueden ayudar a mejorar la digestión: se conocen los beneficiosos efectos de la manzanilla y la menta poleo. También es posible optar por el anís, que alivia la flatulencia y tener en cuenta que la cola de caballo y la alcachofera, poseen propiedades diuréticas que ayudarán al organismo a depurarse después de los excesos navideños.
A la hora de consumir los alimentos…
Conviene beber y comer despacio, con tranquilidad, masticando adecuadamente los alimentos. Esto nos permitirá saborear y disfrutar los alimentos, contribuirá a aumentar la sensación de saciedad y mejorará las digestiones.

**Por Marta Ruiz Aguado -Instituto de Obesidad
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

Enlaces Relacionados: Ayuda Pfc

Via: Noticias de Salud: El Instituto de Obesidad te ayuda a comer sano en Navidad

%d bloggers like this: