Nueva terapia para los pacientes con cáncer colorrectal

Más de 12.300 pacientes con cáncer colorrectal (CCR) metastásico reciben ya una terapia ‘casi a medida’ gracias al análisis mutacional del gen KRAS. Tal estudio permite seleccionar el tratamiento más eficaz, que podrá ser mejorado aún más con la determinación de otros genes. En España se diagnostican cada año 25.000 nuevos casos de CCR (15% de todos los tumores), la cuarta parte ya con metástasis. La historia del KRAS, según explica la responsable del Laboratorio de Oncología Molecular del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, Trinidad Caldés, se remonta a 1982, cuando se encuentra ese gen en tumores humanos. Más tarde, el empeño científico en conocer las vías de desarrollo tumoral, para así buscar los modos de ‘frenarlas’, avanza en la identificación de los tumores ‘dependientes’ del EGFR (receptor del factor de crecimiento epidérmico), una molécula que se halla en la membrana tumoral y juega un papel clave en la transmisión de señales para facilitar el crecimiento de las células malignas.
Todo ello permite, ya en 2006-2008, desarrollar terapias ‘dirigidas’ a base de anticuerpos monoclonales que bloquean el EGFR y desactivan esa vía, y, por otra parte, comprobar que el tratamiento resulta más beneficioso para pacientes con KRAS ‘normal’ o nativo, o sea, sin mutaciones en el gen. Cuando el gen está mutado (en torno al 40% de casos), los beneficios terapéuticos se reducen considerablemente, y de ahí la importancia del análisis mutacional del KRAS. De hecho, como recuerda Eduardo Díaz Rubio, jefe de Oncología Médica del mismo hospital, “todas las guías clínicas recogen la necesidad de determinación KRAS para el tratamiento anti-EGFR” con vistas a “optimizar la utilización de los fármacos disponibles”.
Con ese telón de fondo arrancó en 2008 el Proyecto Determina KRAS, que se apoya en cinco centros de referencia (además del Clínico madrileño, el Vall d’Hebron de Barcelona, el General de Valencia, el Carlos Haya de Málaga y la Clínica Universitaria de Navarra) para intentar generalizar la determinación del estatus mutacional de ese gen en pacientes con cáncer colorrectal avanzado. Dos años después, los análisis superan los 12.300, de los que el 53,7% presenta KRAS nativo, lo que favorece la mayor eficacia de la terapia anti-EGFR. “Cuádruple negativo” . Pero queda aún mucho camino por recorrer. Aunque los datos generales en CCR metastásico son positivos (la supervivencia casi se ha quintuplicado desde los años 90), Caldés recuerda que “el beneficio de ese tratamiento se limita a pacientes con KRAS nativo”, y que la respuesta en primera línea ronda el 60%-70%, superior al 40% de la quimioterapia pero aún con bastante margen de mejora. Díaz Rubio apunta la posibilidad de “otras mutaciones” que expliquen por qué “no todos los pacientes con KRAS nativo se benefician de la terapia anti-EGFR”. Y habla incluso de “cuádruple negativo” para sugerir que cuando “no hay mutaciones en cuatro genes” (BRAF, PL3KCA y PTEN, además del KRAS), “el beneficio podría aumentar del 60%-70% actual al 80%-85% de pacientes que pudiéramos seleccionar”. Si se determinara esa “nueva población de pacientes”, habría “un grupo que se beneficiaría más, otro menos”, y un tercero que necesitaría otra opción terapéutica. A partir de ahí podría mejorar aún más el arsenal terapéutico contra el cáncer colorrectal avanzado, que ya cuenta con dos anticuerpos monoclonales -se combinan con quimioterapia- para cortar la vía del EGFR y con un antiangiogénico para bloquear la llamada angiogénesis o desarrollo de redes de vasos sanguíneos que aportan oxígeno y nutrientes al tumor. En caso de gen KRAS mutado, cuando los anti-EGFR resultan poco eficaces, Díaz Rubio señala otras alternativas, como quimioterapia más antiangiogénico, o como tripletes quimioterápicos.

Via: Noticias de Salud: Nueva terapia para los pacientes con cáncer colorrectal

%d bloggers like this: