EL CELADOR

La figura del personal celador nace para aglutinar un cúmulo de funciones indeterminadas, necesarias para posibilitar y apoyar el trabajo de otras categorías profesionales y el funcionamiento diario de un centro hospitalario.

La visión que en un principio se tenia de celadores era la de personas con un nivel cultural bajo, pocas o nulas inquietudes por mejorar el estatus laboral y que realizaba un trabajo fácil, exento de responsabilidad.

En la actualidad, el nivel cultural ha ascendido considerablemente, la mayoría de las personas celadoras tienen un nivel académico muy por encima del demandado, incluyendo el de algunas de las categorías reseñadas dentro del propio ámbito sanitario y que desempeñan sus funciones como tal. Las tareas que se realizan son muy diversas y en ocasiones, como sucede en urgencias, se realizan funciones para las que no se ha recibido ningún tipo de formación específica, y que solo se explican desde la óptica de la experiencia, el interés personal y la ayuda de compañeras y compañeros.

¿Se reconoce la labor real del celador dentro del hospital? Es muy instructivo el siguiente artículo, publicado sin firma en el Diario medico:
Es sorprendente que sean ellas y ellos (los celad@res) las personas que primero movilizan a un accidentado, que ellos los que posibilitan la rehabilitación de enfermos; sacan a personas de los coches en las puertas de Urgencias de los Hospitales; cuidan a los enfermos mentales; trasladan con mimo a los niños en las unidades infantiles; ayudan a lavar enfermos extremadamente graves, con lesiones medulares, quemados, traumatológicos, neurológicos; apoyan emocionalmente a enfermos oncológicos; manipulan medicamentos peligrosos ( a veces abrasivos, cancerígenos, etc.); son responsables de la organización de las visitas; atienden al teléfono; y un sinfín de tareas . Los celadores son los primeros que vemos en los centros y los que nos despiden cuando salimos dados de alta. Estos profesionales reciben formación una vez consiguen su primer contrato, y si tienen la suerte de poder ser admitidos en un curso, mas o menos breve. De Formación Continua en sus centros. Todavía en España y en la sanidad Pública siguen siendo “Personal No-sanitario” y, como decía antes, entran a trabajar sin ningún requisito previo, ni formativo ni de cualquier tipo.

Hagamos ahora un análisis exhaustivo de la figura de celadoras y celadores dentro de lo que se denomina Atención Especializada. Vamos a tomar como introducción una parte de la EXPOSICIÓN DE MOTIVOS de la LEY 55/2003, de 16 de Diciembre, del ESTATUTO MARCO DEL PERSONAL ESTATUTARIO DE LOS SERVICIOS DE SALUD:

“ Si bien el personal funcionario y laboral ha visto sus respectivos regímenes jurídicos actualizados tras la promulgación de la Constitución Española, no ha sucedido así respecto al personal estatutario que, sin perjuicio de determinadas modificaciones normativas puntuales, viene en gran parte regulado por estatutos pre-constitucionales. Resulta, pues, necesario actualizar y adaptar el régimen jurídico de este personal, tanto en lo que se refiere al modelo del Estado autonómica como en lo relativo al concepto y alcance actual de la asistencia sanitaria”

Si seguimos con la referencia del ESTATUTO MARCO, nos encontramos con que en el capitulo II (CLASIFICACIÓN DEL ESTATUTO DEL PERSONAL ESTATUTARIO), no vemos ningún articulo ni punto donde se refleje nuestra categoría, no estamos incluidos ni dentro del personal sanitario (art. 6) ni en el (art. 7) (Personal estatutario de gestión y servicios). Y es que en nuestra categoría “E”, la formación académica para comenzar a trabajar es un simple y mísero Certificado de Estudios que ya ni existe, todos los profesionales en activo lo convalidaron en su momento por el Graduado Escolar. ¿No merece nuestra profesión y profesionalidad una formación reglada y estructurada?

Para definir correctamente la categoría profesional lo haremos desde dos puntos de vista:

• La percepción propia de los profesionales: que se debe, en gran medida, al desconocimiento que el resto de las categorías tienen de los celadores: ” No soy criado de nadie” o “solo somos burros de carga” y ellos se encargan de repetírnoslo día tras día. Esto provoca que la desmotivación, la apatía, la falta de interés, el stress…. Se vaya acrecentando en nuestro colectivo.
• El ya obsoleto y Pre constitucional Estatuto de Personal No Sanitario. En el son destacables aquellas funciones (la 3º, la 14, la 15º…) que presuponen que la función la ejerce un varón y se fundamentan en un reparto sexista del trabajo. No podemos olvidar tampoco reseñar la última, aquella que dice “también son misiones del celador todas aquellas similares a las anteriores que le sean encomendadas por sus superiores y que no hayan quedado específicamente reseñadas”, función de “cajón desastre” en la que se mete todo lo que nadie quiere hacer.

Si hacemos un breve estudio sobre las funciones propias de nuestro colectivo, podríamos dividirlas en dos grupos:

Un primer grupo que abarcaría las once primeras funciones y en el que se englobaría aquellas que tienen un marcado carácter no sanitario:

Las funciones de los Celadores vienen recogidas en el artículo 14, punto 2, del Estatuto de Personal No Sanitario al servicio de las Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social. Dicho estatuto se plasmó en una Orden del Ministerio de Trabajo de 5 de Julio de 1971 (publicado en el B.O.E. del 22 de Julio de 1971). Aunque se ha promulgado el nuevo Estatuto Marco que afecta a todo el personal estatutario del Sistema Nacional de Salud (Ley 55/2003, de 16 de diciembre) y deroga los tres estatutos vigentes hasta la fecha, las funciones recogidas en el antiguo Estatuto continúan vigentes.
Lógicamente algunos de los puntos expuestos con el paso del tiempo han ido siendo modificados bajo distintas sentencias dentro del ámbito jurídico o regulándose por decretos laborales autonómicos matizándose y especificándose las funciones propias de los mismos en dependencia de la comunidad autónoma dónde desempeñen sus funciones.
Los Celadores son los trabajadores que realizan las siguientes funciones:

* 14.2.1.- Tramitarán o conducirán sin tardanza las comunicaciones verbales, documentos u objetos que les sean confiados por sus superiores. Trasladarán de unos servicios a otros los aparatos o mobiliario que se les indique.

* 14.2.2.- Harán los servicios de guardia que correspondan dentro de los turnos que se establezcan.

* 14.2.3.- Realizarán excepcionalmente aquellas labores de limpieza que se les encomienden cuando su realización por el personal femenino no sea idónea o decorosa en orden a la situación, emplazamiento, dificultad de manejo, peso de los objetos o locales a limpiar.

*14.2.4.- Cuidarán, al igual que el resto del personal, de que los enfermos no hagan uso indebido de los enseres y ropas de la Institución, evitando su deterioro o instruyéndoles en el uso y manejo de las persianas, cortinas y útiles de servicio en general.

*14.2.5.- Servirán de ascensoristas cuando se les asigne especialmente ese cometido o las necesidades del servicio lo requieran.

*14.2.6.- Vigilarán las entradas de la Institución, no permitiendo el acceso a sus dependencias más que a las personas autorizadas para ello.

*14.2.7.- Tendrán a su cargo la vigilancia nocturna, tanto del interior como exterior del edificio, del que cuidarán estén cerradas las puertas de servicios complementarios.

*14.2.8.- Velarán continuamente por conseguir el mayor orden y silencio posible en todas las dependencias de la Institución.

*14.2.9.- Darán cuenta a sus inmediatos superiores de los desperfectos o anomalías que encontraren en la limpieza y conservación del edificio o material.

*14.2.10.- Vigilarán el acceso y estancia de los familiares y visitantes en las habitaciones de los enfermos, no permitiendo la entrada más que a las personas autorizadas, cuidando no introduzcan en las instituciones más que aquellos paquetes expresamente autorizados por la Dirección.

*14.2.11.- Vigilarán, asimismo, el comportamiento de los enfermos y de los visitantes, evitando que estos últimos fumen en las habitaciones, traigan alimentos o se sienten en las camas y, en general, toda aquella acción que perjudique al propio enfermo o al orden de la Institución.

*14.2.12.- Tendrán a su cargo el traslado de los enfermos, tanto dentro de la Institución como en el servicio de ambulancias.

*14.2.13.- Ayudarán, asimismo, a las Enfermeras y Ayudantes de Planta al movimiento y traslado de los enfermos encamados que requieran un trato especial, en razón de sus dolencias, para hacerles las camas.

*14.2.14.- Excepcionalmente, lavarán y asearán a los enfermos masculinos encamados o que no puedan realizarlo por sí mismos, atendiendo a las indicaciones de las Supervisoras de planta o servicio, o personas que las sustituyan legalmente en sus ausencias.

*14.2.15.- En caso de ausencia del peluquero o por urgencia en el tratamiento, rasurarán a los enfermos masculinos que vayan a ser sometidos a intervenciones quirúrgicas en aquellas zonas de su cuerpo que lo requieran.

*14.2.16.- En los quirófanos auxiliarán en todas aquellas labores propias del Celador destinado en estos servicios, así como en las que les sean ordenadas por los Médicos, Supervisoras o Enfermeras.

*14.2.17.- Bañarán a los enfermos masculinos cuando no puedan hacerlo por sí mismos siempre de acuerdo con las indicaciones que reciban de las Supervisoras de planta o servicios, o personas que las sustituyan.

*14.2.18.- Cuando por circunstancias especiales concurrentes en el enfermo, no pueda éste ser movido sólo por las Enfermeras o Ayudantes de planta, ayudará en la colocación y retirada de las cuñas para la recogida de excretas de dichos enfermos.

*14.2.19.- Ayudarán a las Enfermeras o personas encargadas a amortajar a los enfermos fallecidos, corriendo a su cargo el traslado de los cadáveres al mortuorio.

*14.2.20.- Ayudarán a la práctica de autopsias en aquellas funciones auxiliares que no requieran por su parte hacer uso de instrumental alguno sobre el cadáver. Limpiarán la mesa de autopsias y la propia sala.

*14.2.21.- Tendrán a su cargo los animales utilizados en los quirófanos experimentales y laboratorios, a quienes cuidarán alimentándolos, manteniendo limpias las jaulas y aseándoles, tanto antes de ser sometidos a las pruebas experimentales como después de aquellas y siempre bajos las indicaciones que reciban de los Médicos, Supervisoras o Enfermeras que les sustituyan en sus ausencias.

*14.2.22.- Se abstendrán de hacer comentarios con los familiares y visitantes de los enfermos sobre diagnósticos, exploraciones y tratamientos que se estén realizando a los mismos, y mucho menos informar sobre los pronósticos de su enfermedad, debiendo siempre orientar las consultas hacia el Médico encargado de la asistencia del enfermo.

*14.2.23.- También serán misiones del Celador todas aquellas funciones similares a las anteriores que les sean encomendadas por sus superiores y que no hayan quedado específicamente reseñadas.

Colaborar con otros profesionales en el traslado y movimiento de los pacientes. Así mismo, se encargarán de la vigilancia, guardia y custodia de todo tipo de dependencias de la Administración; de informar y orientar a los visitantes; del manejo de máquinas reproductoras y auxiliares; de realizar recados oficiales dentro y fuera de los centros de trabajo; de repartir documentación, de franquear, depositar, entregar, recoger y distribuir la correspondencia y del traslado de mobiliarios y enseres.

CELADOR DE PUERTA

La misión de este puesto de trabajo es sumamente delicada por ser el primer contacto que se tiene con el Hospital. Requiere el puesto facilidad de palabra, extroversión, paciencia, amabilidad y comprensión para atender y contestar las preguntas que pueden formularle y estén dentro de su competencia. Informa de las consultas externas, indicando lugar, día y hora de las mismas. Controla la entrada de toda persona ajena a la institución, prohibiendo el paso a aquellas que no vayan provistas del correspondiente justificante. Prohíbe la entrada a toda persona que presente muestras de suciedad, promueva alboroto o vaya embriagada y a los que lleven comida o bebida obligándolos a dejar ésta en la portería para su posterior entrega a la salida de la institución. Vigila la salida de los enfermos, quienes deberán acreditar su autorización para abandonarla.

CELADOR DE URGENCIAS

Este puesto concreto y de funciones limitadas requiere, no obstante, dinamismo, humanismo, paciencia y espíritu de equipo. Su misión consiste en trasladar al enfermo a la consulta del médico de guardia en camilla o carrito de inválido (según el estado del enfermo), colocarlo en la mesa de reconocimiento con la ayuda del personal Auxiliar Sanitario, salir fuera mientras se procede a la exploración y esperar la llamada del médico para trasladarlo en camilla o sillón a la planta donde sea destinado por la unidad administrativa de admisión de enfermos. Hace entrega del enfermo al Celador de Planta y vuelve a su sitio inicial de Urgencias.

CELADOR DE PLANTA

Al igual que el Celador de Urgencias, es un puesto que requiere dinamismo, humanismo, paciencia y espíritu de equipo. Sus funciones son muy variadas como variado es el trabajo en una planta hospitalaria.

*Se hace cargo de los enfermos que llegan a la planta.
*Dirige al enfermo a la habitación designada ayudando a encamarlo al personal Auxiliar Sanitario, llevando el carro o camilla a su procedencia.
*Traslada a los enfermos en la cama al servicio designado por el médico.
*Ayuda a lavar a los enfermos masculinos, procurando hacerlo con cuidado y agrado.
*Afeita a los enfermos aquellas zonas designadas por el médico para una intervención u otro tipo de asistencia en caso de ausencia del peluquero.
*Coloca y quita “cuñas”, ayudando a la enfermera cuando, por circunstancias especiales, no pueda hacerlo sola.
*Atiende a los órdenes del médico o enfermera respecto a la distribución de la “farmacia pesada”.
*Traslada aparatos y material haciéndolo con cuidado para no deteriorarlos.
*Retira de los almacenes el material de la planta que haya sido autorizado, así como entrega el ce desecho.
*Conserva y vigila el material y enseres de la Institución.
*Impide que los enfermos y acompañantes hagan mal uso del material.
*Controla la entrada y salida de visitantes.
*Enseña, si es necesario, a usar bien los ascensores.
*Invita a abandonar la institución a todos aquellos visitantes que no justifiquen su permanencia en la misma con educación y buenas formas.
* Lleva informes verbales o escritos a los servicios que le sean ordenados procurando hacerlo con diligencia y rapidez.
*Transporta y coloca (cuando no existe instalación centralizada) la botella de oxígeno a la cabecera del enfermo bajo la vigilancia de la enfermera adaptando el manómetro y abriendo la botella.
*Ayudará a las enfermeras a amortajar a los fallecidos vistiéndolos con una sábana antes de trasladarlos al mortuorio. El cadáver debe ser retirado con discreción en una camilla procurando que los demás enfermos no se enteren de la muerte. Cuidará que no se pierda la tarjeta de identificación del cadáver y al transportarlo se pedirá a los pacientes deambulantes que se retiren a sus habitaciones durante el tiempo necesario para pasar el vestíbulo a pasillos.
*Dará cuenta a sus superiores de cualquier anomalía en la conservación del edificio o material.

CELADOR DE QUIRÓFANOS

Aparte de las misiones comunes con el Celador de Planta, la función del Celador de Quirófanos es la de introducir y sacar a los enfermos para intervenciones quirúrgicas, colocándolos y retirándolos de la mesa de operaciones con la ayuda del personal Auxiliar Sanitario.

En caso de llegar al Hospital un enfermo grave por accidente que precise de inmediato intervención quirúrgica y su estado de limpieza no sea adecuado, ayudará al lavado y preparación del mismo, procurando, al igual que con los enfermos cardíacos el moverlos lo menos posible.

Para entrar el Celador de Quirófanos, deberá llevar un uniforme aséptico, con mascarilla y gorro y durante la intervención permanecerá en el antequirófano por su precisaran sus servicios.

CELADOR EN LA U.C.I. (Unidad de Cuidados Intensivos)

Los celadores destinados en esta Unidad, por las características de los enfermos encamados, deben estar muy bien preparados en el movimiento de los mismos, ya que su movilidad no puede hacerse bruscamente. Por otra parte, dado el estado de los pacientes, deben permanecer los Celadores debidamente uniformados con batas asépticas cada vez que entren o salgan.

En cuanto al movimiento de los enfermos y su adiestramiento, el Celador debe conocer someramente algunas posiciones tales como “decúbito supino”, de espaldas, “decúbito prono”, boca abajo, “decúbito lateral”, de costado.

CELADOR EN REHABILITACIÓN

Hace el trabajo de planta ayudando al movimiento de los enfermos en los ejercicios de rehabilitación, ayudando a los Fisioterapeutas. Se requiere para este puesto condiciones físicas suficientes dado el esfuerzo a realizar.

CELADOR DE NECROPSIAS o Auxiliar de Necropsias

Trasladará los cadáveres al mortuorio y en caso de precisar autopsia, colocará el cuerpo en la mesa donde hayan de practicársela. Ayudará en la misma en todo aquello que no requiera hacer uso de instrumental sobre el cadáver y lo aseará, cuidando el aspecto externo del difunto colocándolo en el mortuorio de tal forma que parezca dormido, siendo de su competencia la limpieza de la mesa, sala e instrumental empleado.

Tendrá también a su cargo la limpieza, cuidado y alimentación de los animales experimentales que se utilicen en los laboratorios.

Aparte de estas misiones específicas, tendrá las generales de todo Celador, tales como traslados de documentos, materiales, vigilancia, etc.

CELADOR DE AMBULANCIA

En el Servicio de Urgencia y en las Ambulancias, debe ir un Celador cuya misión será bajar en camilla o silla a los enfermos desde el piso a la Ambulancia. Durante el transporte debe ir junto al enfermo en el asiento que existe en toda ambulancia y avisar al personal Técnico Titulado de cualquier anomalía que observe en el paciente.

CELADOR DE AMBULATORIO

Las funciones de los Celadores en Ambulatorios son similares a las que desarrollan los Celadores de Puertas en un Hospital. Cuidan del orden en todas las dependencias, vigilan el comportamiento de enfermos y familiares, velan por conseguir silencio, informan al público sobre lugar, día y horario de consultas, tienen a su cargo el traslado de enfermos que no puedan valerse por sí solos, ayudan al personal sanitario en las pequeñas intervenciones quirúrgicas, trasladan documentación, objetos y materiales, etc.

CELADOR VIGILANTE

Como su nombre indica, tiene por misión la vigilancia nocturna interior y exterior del edificio, cuidando de que queden bien cerradas las puertas de servicios complementarios, cuida de los aparcamientos, se encarga de las luces, tanto interiores como exteriores y da parte por escrito a sus Superiores de cualquier anomalía que observe.

CELADOR DE LAVANDERÍA

Carga, descarga y pesa la ropa procedente de los Centros, clasifica la misma para su lavado en las “calandras” o bombos, llena los “conectadores” de ropa limpia y ayuda a la carga en los camiones para su transporte.

CELADOR ALMACENERO

Es el destinado en los Almacenes para carga, descarga, colocación y entrega de los productos o materiales que le sean solicitados mediante vale autorizado por la superioridad. Cuidará del orden en el almacén y dará cuenta diariamente de las entradas y salidas que se produzcan.

CELADOR EN DEPENDENCIAS ADMINISTRATIVAS

Su función consiste primordialmente en el traslado de documentación y correspondencia de unas Unidades a otras con la mayor diligencia, siendo también de su competencia las salidas al exterior de la Institución con dicha finalidad.

CELADOR ENCARGADO DE TURNO

Para ayudar y sustituir al Jefe de Personal Subalterno en su labor, en cada turno de trabajo existe un Celador encargado de turno designado por el Director a propuesta del Administrador a quien competen las mismas funciones que a dicho Jefe de Personal por delegación del mismo.

Como puesto de mando intermedio, le deben respeto y obediencia el resto de los Celadores.

Vemos entre todas estas funciones algunas que están totalmente obsoletas y que en estos momentos realiza otro tipo de personal (como las empresas privadas de vigilancia y seguridad, empresas de traslado de material y aparataje médico – quirúrgico, contratas de servicio y de limpieza, contratas de lencería y lavandería… etc… etc…) . El resto necesita adaptarse al desarrollo continuo en que nos vemos inmersos y al avance en el Sistema de Salud, que exige una mejora sustancial en las profesiones y profesionales con el fin de ofrecer una calidad asistencial acorde con el momento. ¿Cuál es, en definitiva, el problema? NUESTRO PERFIL PROFESIONAL.

Si buscamos dentro de los planes de estudio y de la tan manoseada Formación profesional, no encontramos nada que se acerque ni de lejos a nuestro perfil. Si entramos en la página web “EDUCASTUR”, y dentro del Grado Medio (nivel 2 de cualificación en la Unión Europea) únicamente encontramos estudios reglados de “Cuidados Auxiliares de Enfermería” y un centro que imparte “Aux. de farmacia”. Por supuesto, no encontraremos nada si miramos la formación dentro del Grado Superior (nivel 3).

El INEM parece que lo va teniendo mas clara y es que esta formando a profesionales desempleados, para eso esta incluyendo un curso de formación profesional ocupacional denominado “Celador Sanitario”, con una duración aproximada de 300 horas entre teórica y practica.

Por todo ello, lo que perseguimos e ideal es:

• Una cualificación reconocida para nuestra profesión, a partir de una Formación Profesional de Grado Medio (nivel 2).

• Ser incluidos en la mesa de trabajo que esta regulando el nuevo Estatuto de Personal No sanitario dependiente del SESPA.

Mientras esto se produce, la formación a la que podemos acceder es la que promueve el SESPA a través de su proyecto GCSALUD. Suele ser escasa e inespecífica para nuestro grupo, con tan solo tres Actividades Formativas en el 2005.

Nuestra propuesta en este sentido es la siguiente:

• Como pilares básicos en la formación de nuestro colectivo estarían las siguientes Actividades Formativas:

TES1.- Técnico en Emergencias Sanitarias, nivel 1.

Higiene postural.

Habilidades básicas de comunicación tanto para el paciente como para los
acompañantes.

Movilización de pacientes, con especial hincapié en enfermos con patologías especiales (traumatológicas, neurológicas, quirúrgicas, quemados, etc.).

Movilización de cargas.
Informática, con conocimientos básicos de los programas más utilizados en el Sistema sanitario.

Curso básico de Prevención de Riesgos Laborales.

TES2.- Técnico en Emergencias Sanitarias, nivel 2.

Otros cursos formativos que, aunque sean específicos para el personal sanitario, son necesarios e interesantes para todos los grupos de clasificación (incluido el no sanitario):

Prevención de situaciones de estrés en el trabajo.

Introducción a la calidad en los servicios sanitarios.

Mobbing: claves para reconocer y superar el acoso psicológico.

Técnicas de relajación.

Atención al usuario y al paciente

Los celadores y celadoras hemos demostrado, y estamos demostrando, que somos tan profesionales como el resto de los colectivos.

Por último y en vista de la demanda lógica existente dentro de las necesidades de servicio específicas en el entorno hospitalario nace la reciente figura del PSX o PSG Personal de Servicios Generales que se adecua y adapta a un perfil mucho más profesional y menos obsoleto de cara al futuro de las necesidades básicas de asistencia técnica y logística demandada socialmente por los usuarios y las administraciones.
Estamos ante un horizonte lleno de posibilidades, que sirve tanto a celadores de hoy como los celadores del futuro, futuro que en cierta forma estamos construyendo ahora y que nos convierte en protagonistas de lo que Europa nombra como “Celadores Sanitarios”.

Via: GENTES DEL C.H.U.A.C: EL CELADOR
Advertisements

%d bloggers like this: