El vértigo posicional benigno es una alteración en el oído interno

El vértigo es uno de los cinco primeros motivos que llevan a los ciudadanos hasta la consulta del médico de atención primaria. Ocasiona una desagradable sensación de pérdida de equilibrio, desorientación y náuseas y afecta, sobre todo, a personas entre 45 y 65 años. En la actualidad, el médico de atención primaria dispone de conocimientos suficientes y herramientas diagnósticas y terapéuticas para identificar sus diferentes causas y tratarlo de manera satisfactoria en la mayoría de los casos, según informa Miguel Ángel Rodríguez Lois, médico general del Centro de Salud Sagrado Corazón, de Lugo, y miembro de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

¿Qué es el vértigo?
El vértigo se origina cuando una persona siente que carece de equilibrio, no es capaz de orientarse ni en el espacio ni en el tiempo y percibe que el suelo se le acerca, lo que le provoca una sensación de desorientación. Estos síntomas permiten diferenciar entre vértigo, síncope o mareo, aunque también puede tener otros síntomas.

¿Cuáles son esos síntomas añadidos?
En general, el vértigo dura muy poco tiempo, a no ser que sea crónico, y puede acompañarse de sensación de náuseas. La duración y esta sensación son características de los pacientes que acuden a la consulta y que a menudo lo explican con expresiones como “todo me da vueltas y tengo ganas de vomitar”.

¿Qué significa que dura poco tiempo?
Cuando hablamos del cuadro vertiginoso, los profesionales nos referimos al vértigo posicional paroxístico benigno, que supone más del 80% de todos los vértigos y que dura menos de un minuto. También hay otros vértigos que duran entre 4 ó 5 minutos y que son más complicados.

¿Qué tiene que hacer una persona cuando sufre un vértigo?
Todos los afectados tienden a quedarse en el sitio, agarrarse a algún apoyo cercano, cerrar los ojos y esperar a que esa sensación se pase. De esta forma, se previenen las caídas.

¿Hay algún perfil típico de personas afectadas?
El vértigo posicional paroxístico, que es benigno, se desarrolla entre los 45 y los 65 años de edad, pero no hay un perfil definido de paciente, ni sabemos si los hombres lo padecen más que las mujeres, aunque a la consulta acuden más ellas. No hay datos estadísticos contrastados, aunque un porcentaje muy alto de la consulta corresponde a esta forma benigna.

¿Qué porcentaje representa?
El cuadro vertiginoso posicional paroxístico, en personas entre 45 y 65 años, supone el 25% de los casos en la consulta.

Por orden de los motivos de consulta más frecuentes en atención primaria, ¿qué lugar ocupa el vértigo?
Es uno de los cinco primeros motivos de consulta en este nivel asistencial. Los otros motivos son las infecciones respiratorias agudas, los procesos cardiovasculares, los dolores músculo-articulares y los procesos dermatológicos. Hay que tener en cuenta que puede haber modificaciones en cuanto al porcentaje que representa cada uno, según la comunidad autónoma.

¿En qué consiste el tratamiento farmacológico del vértigo?
Se utilizan los vasodilatadores, si la causa es una insuficiencia vascular, medicación antivertiginosa y, en ocasiones, también fármacos para tratar náuseas. Pero lo primero que se debe hacer para tratar el vértigo es detectar sus causas.

¿Cuáles son éstas?
El vértigo posicional paroxístico benigno se debe a una alteración en el oído interno. Tenemos una serie de células que contienen líquido y, cuando éste se desplaza, aumenta la presión, es la denominada teoría de la cupulolitiasis. También puede haber causas vasculares y otras más complicadas, como un tumor.

¿Se puede prevenir el vértigo?
No hay un pródromo o avance que indique que se padecerá un cuadro vertiginoso, parecido a lo ocurrido en las migrañas. Los afectados se encuentran con el cuadro vertiginoso y, en ese momento, es cuando tienen que aplicar unas maniobras sencillas que les enseñamos. Si se siguen estas maniobras y se toman los medicamentos prescritos, el tratamiento es muy eficaz.

¿En qué consisten estas maniobras?
En el aprendizaje de una serie de posiciones y movimientos, tanto de la cabeza, como del tórax, de tal manera que se consigue superar el proceso vertiginoso que el paciente comienza a tener. Son movimientos laterales rápidos: en posición de sentado en el borde de la cama con los pies en el suelo, hay que acostarse a un lado primero -sin mover los pies- y, tras pasar por la posición inicial, acostarse hacia el otro lado con cierta rapidez, varias veces, hasta notar que ya no hay sensación de mareo. Se conocen como “Maniobras de Reposición de EPLEY”.

¿Qué porcentaje de casos se resuelven con el tratamiento?
Alrededor del 90% de los casos de vértigo se resuelven con el tratamiento, siempre que hablemos del cuadro vertiginoso más común.

¿Se conoce el número de casos nuevos que se desarrollan cada año?
Sabemos que en los cambios estacionales hay más incidencia de cuadros vertiginosos, pero no hay datos porcentuales. No creemos que haya un aumento, pero sí hay un mayor conocimiento de la población y una mayor capacidad por parte de los profesionales para diagnosticar con facilidad los cuadros vertiginosos. Hace unos años no disponíamos de resonancia magnética para estudiar un proceso tumoral, pero ahora sí, y podemos diagnosticar si es la causa que origina el vértigo.

Cuando habla de una mayor incidencia con el cambio de estación, ¿se refiere a una estación concreta del año o a la transición entre una y otra?
Ocurre en la transición entre las altas y las bajas presiones. El otoño es la época en la que se detectan más cuadros vertiginosos. No olvidemos la teoría de la cupulolitiasis: cuando una presión actúa sobre el oído interno, mueve las células que contienen el líquido y ésta es la base del origen de los cuadros vertiginosos.

EL VÉRTIGO EN ATENCIÓN PRIMARIA
El médico de atención primaria puede diagnosticar el vértigo, valorar el cuadro clínico y proponer la pauta terapéutica, consistente en un tratamiento farmacológico y ciertas maniobras. El profesional de atención primaria conoce bien estas técnicas y las enseña a los afectados para que aprendan a sobreponerse al cuadro vertiginoso, señala Miguel Ángel Rodríguez Lois.
“En el mayor porcentaje de casos, la solución se encuentra en el nivel de atención primaria. Si el profesional piensa que el paciente tiene un vértigo posicional paroxístico, que es una patología benigna, hace la valoración inicial del cuadro vertiginoso, un seguimiento y su tratamiento”, explica Rodríguez Lois. Por lo tanto, aunque la causa tenga su origen en el oído interno, el mensaje principal que debe llegar a los ciudadanos es que “se debe acudir a la consulta de atención primaria, ya que es el médico de familia quien decide si hay que derivar al paciente al especialista, ya sea al otorrinolaringólogo o al neurólogo”, subraya este experto.
Via: Fundación INTEGRAR: “El vértigo posicional benigno es una alteración en el oído interno”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: